46/81 – La Segunda Madre – El Hogar Cristiano – Elena G. de White

El hogar cristiano

Capítulo 46—La segunda madre


Consejos a una segunda madre—Su casamiento con un hombre que ya tiene hijos resultará en una bendición para Vd…. Estaba en peligro de concentrar demasiado su atención en sí misma. Tenía Vd. preciosos rasgos de carácter que necesitaban despertarse y ejercitarse…. Mediante sus nuevas relaciones adquirirá una experiencia que le enseñará a tratar con otras mentes. El cuidar a los niños desarrolla afecto, amor y ternura. Las responsabilidades que le incumban en su familia pueden ser el medio de alcanzar gran beneficio. Esos niños serán para Vd. un precioso libro de texto. Le reportarán muchas bendiciones si Vd. los estudia debidamente. Los pensamientos despertados al tener que cuidarlos le inducirán a ejercer ternura, amor y simpatía. Aunque esos niños no son parte de su carne y sangre, por haberse casado Vd. con su padre, han llegado a ser suyos, para que los ame, aprecie, instruya y atienda. Su relación con ellos le hará poner en acción pensamientos y planes que le serán de verdadero beneficio…. Por la experiencia que adquiera en su hogar, perderá las ideas egocéntricas que amenazaban con arruinar su obra y cambiará los planes rígidos que era necesario suavizar y subyugar….{HC 245.1}
Vd. necesitaba desarrollar mayor ternura y una simpatía más amplia, a fin de poder acercarse a los que necesiten palabras amables, llenas de comprensión. Esos hijos le inducirán a manifestar aquellos rasgos de carácter y le ayudarán a desarrollar amplitud de miras y de juicio. Al tratarlos con amor, Vd. aprenderá a tener más ternura y simpatía en su ministerio por la humanidad doliente.1 {HC 245.2}
Reproches a una madrastra sin amor—Vd. amaba a su esposo y se casó con él. Sabía que al casarse con él se comprometía a ser como una madre para sus hijos. Pero he visto en Vd. una falta al respecto. Vd. revela una triste deficiencia. No ama a los hijos de su esposo, y a menos que cambie por completo, y haya una reforma cabal en Vd. y en su manera de regir la familia, estas joyas preciosas quedarán arruinadas. El amor y las manifestaciones de afecto no son parte de su disciplina….{HC 246.1}
Vd. hace la vida muy amarga a estos queridos niños, especialmente a la hija. ¿Dónde manifiesta afecto, amantes caricias, paciente tolerancia? En su corazón no santificado hay más odio que amor. La censura brota de sus labios más que las palabras de alabanza y aliento. Sus modales duros, su naturaleza carente de simpatía, son para aquella hija sensible como granizo asolador sobre una planta tierna; se inclina bajo cada ráfaga de viento hasta quedar aplastada, magullada y quebrantada.{HC 246.2}
Su administración está secando en sus hijos el caudal del amor, la esperanza y el gozo. El rostro de la niña expresa una tristeza permanente, pero, en vez de que esto despierte simpatía y ternura en Vd., provoca impaciencia e intenso desagrado. Si Vd. quiere, puede cambiar esta expresión en una que sea de animación y aliento….{HC 246.3}
Los niños comprenden lo que expresa el rostro de la madre; se dan cuenta de si es amor o desagrado. Vd. no entiende la obra que está haciendo. ¿No despierta su compasión la carita triste, el suspiro que brota de un corazón oprimido por el anhelo de amor?2{HC 246.4}
Resultados de la severidad indebida—Hace algún tiempo me fué mostrado el caso de J. Me fueron revelados plenamente los errores que ha cometido; pero en la última visión que me fué dada ví que existían todavía esos males, que ella revelaba frialdad y falta de simpatía para con los hijos de su esposo. Administra corrección y reprensión no sólo por faltas graves, sino por asuntos triviales que debieran ser pasados por alto. Es malo censurar constantemente, y el espíritu de Cristo no puede morar en el corazón donde existe esta tendencia. Ella está dispuesta a pasar por alto el bien que hay en esos hijos, sin decirles una palabra de aprobación, pero está siempre lista para censurarlos si advierte algo malo. Esto desalienta de continuo a los niños e induce en ellos el hábito de no prestar atención. Despierta lo malo que hay en el corazón y remueve el lodo y la suciedad. En los niños que son censurados en forma habitual, se manifestará un espíritu de indiferencia, y con frecuencia malas pasiones, con olvido de las consecuencias…. {HC 246.5}
La Hna. J. debe cultivar el amor y la simpatía. Debe manifestar tierno afecto para con los huérfanos de madre que están bajo su cuidado. Esto sería para esos hijos del amor de Dios una bendición que ellos harían reflejar sobre ella en afecto y amor.3{HC 247.1}
Cuando se requiere doble cuidado—Los niños que han perdido a la persona de quien recibían amor maternal han sufrido una pérdida irreparable. Pero cuando alguien se aventura a reemplazar a la madre del pequeño rebaño afectado, le incumbe doble cuidado y responsabilidad de manifestar aun más amor, si es posible, y menos tendencia a censurar y a amenazar, que pudo haber en la propia madre, a fin de suplir la pérdida que sufrió la pequeña grey.4{HC 247.2}

Recomendado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *