54/81 – La Religión en la Familia – El Hogar Cristiano – Elena G. de White

El hogar cristiano

Capítulo 54—La religión en la familia


Definición de la religión—En la familia la religión consiste en criar a los hijos en la disciplina y admonición del Señor. Cada miembro de la familia debe ser sustentado por las lecciones de Cristo, y el interés de cada alma debe protegerse estrictamente, para que Satanás no engañe a nadie ni lo aparte de Cristo. Tal es el ideal que cada familia debe procurar alcanzar, resuelta a no fracasar ni a quedar desalentada. Cuando los padres son diligentes y vigilantes en su instrucción, cuando enseñan a sus hijos a procurar sinceramente la gloria de Dios, cooperan con él y él coopera con ellos en la salvación de las almas de aquellos hijos por quienes Cristo murió.1 {HC 286.1}
La instrucción religiosa significa mucho más que la instrucción común. Significa que debemos orar con nuestros hijos, enseñarles cómo deben acercarse a Jesús y hablarle de todo lo que necesitan. Significa que en nuestra vida debemos demostrar que Jesús lo es todo para nosotros y que su amor nos hace pacientes, bondadosos y tolerantes, aunque firmes en lo que se refiere a mandar a nuestros hijos después de nosotros, como lo hizo Abrahán.2 {HC 286.2}
Según os conduzcáis en vuestro hogar, queda anotado vuestro nombre en los libros del cielo. El que quiera llegar a ser santo en el cielo debe ser primero santo en su propia familia. Si los padres son verdaderos cristianos en la familia, serán miembros útiles en la iglesia y podrán dirigir los asuntos de ésta y de la sociedad como manejan lo que concierne a su familia. Padres, no permitáis que vuestra religión consista simplemente en profesarla, mas dejadla ser una realidad.3 {HC 286.3}
Es parte de la educación dada en el hogar—La religión del hogar se descuida terriblemente. Hombres y mujeres manifiestan mucho interés por las misiones en países extranjeros. Dan para éstas en forma liberal y así procuran tranquilizar su conciencia, pues piensan que al dar para la causa de Dios expían la negligencia en que viven con respecto a dar el buen ejemplo en su hogar. Pero éste es su campo especial y Dios no acepta excusa alguna por el descuido en que dejan ese campo.4 {HC 287.1}
Cuando la religión es algo práctico en el hogar, se logra mucho bien. La religión inducirá a los padres a hacer la obra que Dios quiso que se hiciera en la familia. Los hijos se criarán en el temor y admonición del Señor.5 {HC 287.2}
El motivo por el cual los jóvenes de la época actual tienen tan poca inclinación religiosa estriba en que su educación es defectuosa. No se manifiesta verdadero amor hacia los hijos cuando se les permite ceder a la ira, o cuando se deja sin castigo la desobediencia a nuestras leyes. Como se tuerce la rama, así se inclina el árbol.6 {HC 287.3}
Para que la religión influya en la sociedad, debe influir primero en el círculo del hogar. Si se enseña a los niños a amar y temer a Dios en la casa, se verá que cuando a su vez salgan al mundo estarán preparados para educar a sus propias familias para Dios, y así los principios de la verdad se implantarán en la sociedad y ejercerán una influencia poderosa en el mundo. La religión no debe divorciarse de la educación dada en la familia.7 {HC 287.4}
Precede a la de la iglesia—En el hogar se echa el fundamento de la prosperidad que tendrá la iglesia. Las influencias que rijan la vida familiar se extienden a la vida de la iglesia. Por lo tanto, los deberes referentes a la iglesia deben comenzar en el hogar.8 {HC 287.5}
Teniendo buena religión en el hogar, tendremos excelente religión en las reuniones. Defendamos el fuerte del hogar. Consagremos nuestra familia a Dios, y luego hablemos y actuemos en casa como cristianos. Seamos bondadosos, tolerantes y pacientes en casa, sabiendo que enseñamos. Cada madre es una maestra y debe aprender en la escuela de Cristo, a fin de saber enseñar a sus hijos y modelar correctamente su carácter.9 {HC 288.1}
En el hogar donde falta la religión, la profesión de fe no tiene valor…. Muchos se están engañando al creer que el carácter será transformado cuando venga Cristo; pero cuando él aparezca no se convertirán los corazones. Tendremos que habernos arrepentido de nuestros defectos de carácter y tendremos que haberlos vencido por la gracia de Cristo durante el tiempo de gracia. Aquí es donde debemos prepararnos para formar parte de la familia celestial.10 {HC 288.2}
La religión es muy necesaria en el hogar, y las palabras que en él pronunciemos han de ser del carácter debido o de nada servirán nuestros testimonios en la iglesia. Nuestra religión será inútil si no manifestamos mansedumbre, bondad y cortesía en el hogar. Si hubiese más religión genuina en la familia, habría más poder en la iglesia.11 {HC 288.3}
Postergar la instrucción religiosa es un error—Dejar a los niños crecer sin conocer a Dios es algo muy grave.12 {HC 288.4}
Los padres cometen un terrible error cuando descuidan la obra de dar a sus hijos educación religiosa, por pensar que saldrán bien y que, al tener más edad, anhelarán obtener experiencia religiosa. ¿No podéis ver, padres, que si no implantáis las preciosas semillas de la verdad, el amor y los atributos celestiales, Satanás sembrará cizaña en el campo del corazón?13 {HC 288.5}
Con demasiada frecuencia se deja que los niños crezcan sin religión porque sus padres piensan que son aun muy tiernos para que se les impongan deberes cristianos. … {HC 288.6}
Lo referente al deber de los niños en asuntos religiosos debe decidirse en forma absoluta y sin vacilación mientras son miembros de la familia.14 {HC 289.1}
Los padres ocupan frente a sus hijos el lugar de Dios para decirles con firmeza y perfecto dominio propio lo que deben hacer y lo que no deben hacer. Todo esfuerzo hecho en favor de ellos con bondad y dominio propio cultivará en su carácter los elementos de la firmeza y la decisión…. Los padres tienen el deber de decidir temprano esta cuestión para que el niño no piense en violar el sábado ni en descuidar el culto religioso o la oración en la familia, como no piensa en robar. Las manos de los padres son las que deben construir la valla.15 {HC 289.2}
Desde la más tierna edad debe iniciarse y llevarse adelante una sabia educación en lo que enseñó Cristo. Cuando los corazones infantiles son impresionables, se les ha de enseñar lo concerniente a las realidades eternas. Los padres deben recordar que viven, hablan y obran en presencia de Dios.16 {HC 289.3}
Padres, ¿qué conducta seguís? ¿Guía vuestra obra la idea de que en asuntos religiosos vuestros hijos deben estar libres de toda restricción? ¿Los estáis dejando sin consejo ni admonición durante su infancia y juventud? ¿Les estáis permitiendo que obren como les agrade? Si obráis así, estáis descuidando las responsabilidades que Dios os dió.17 {HC 289.4}
Adáptese la instrucción a la edad del niño—Tan pronto como los pequeñuelos tienen entendimiento, los padres deben contarles la historia de Jesús para que puedan absorber la preciosa verdad acerca del Niño de Belén. Inculcad en los niños sentimientos de piedad sencilla, que se adapten a sus años y a su capacidad. Llevad a vuestros hijos en oración a Jesús, pues él hizo posible que ellos aprendan la religión mientras aprenden a formular las palabras del idioma.18 {HC 289.5}
En muy tierna edad, los niños son susceptibles a las influencias divinas. El Señor dedica a estos niños su cuidado especial; y cuando se crían en la disciplina y amonestación del Señor, resultan en una ayuda para sus padres, y no en un estorbo.19 {HC 289.6}
Ambos padres deben cultivar la religión en el hogar—Al padre y a la madre incumbe la responsabilidad de sostener la religión en el hogar.20 {HC 290.1}
No se cargue la madre con tantos cuidados que no pueda dedicar tiempo a las necesidades espirituales de su familia. Soliciten los padres a Dios que los guíe en su obra. Arrodillados delante de él, obtendrán una verdadera comprensión de sus grandes responsabilidades, y podrán confiar a sus hijos a Aquel que nunca yerra en sus consejos e instrucciones. … {HC 290.2}
El padre de la familia no debe dejar a la madre todo el cuidado de dar instrucción espiritual. Una gran obra debe ser hecha por los padres y las madres, y ambos deben desempeñar su parte individual en la preparación de sus hijos para el gran examen del juicio.21 {HC 290.3}
Padres, haced participar a vuestros hijos en vuestros ejercicios religiosos. Arrojad en derredor de ellos los brazos de vuestra fe, y consagradlos a Cristo. No permitáis que cosa alguna os haga descuidar vuestra responsabilidad de educarlos correctamente, ni que interés mundanal alguno os induzca a dejarlos rezagados. No toleréis que vuestra vida cristiana os aisle de ellos. Llevadlos con vosotros al Señor; educad sus intelectos para que se familiaricen con la verdad divina. Dejadlos asociarse con los que aman a Dios. Llevadlos al pueblo de Dios como niños a los cuales procuráis ayudar en la edificación de un carácter idóneo para la eternidad.22 {HC 290.4}
¿Qué no logrará la religión en el hogar? Realizará la obra misma que Dios quiso que se hiciera en cada familia. Los hijos se criarán en la disciplina y admonición dei Señor. Serán educados y preparados, no para ser esclavos de la sociedad, sino miembros de la familia del Señor.23 {HC 290.5}
Esperan ver a sus padres vivir en forma consecuente—Todo deja su impresión en la mente juvenil. Ella estudia el rostro, siente la influencia de la voz, e imita la conducta ajena. Los padres irritables dan a sus hijos lecciones acerca de las cuales, en alguna época de su vida, querrán con toda el alma que fuese posible hacérselas olvidar. Los hijos deben ver en la vida de sus padres un espíritu consecuente con su fe. Llevando una vida que concuerde con sus principios y ejerciendo dominio propio, los padres pueden amoldar el carácter de sus hijos.24 {HC 290.6}
Dios honra a una familia bien ordenada—Los padres y las madres que ponen a Dios en primer lugar en su familia, que enseñan a sus hijos que el temor del Señor es el principio de la sabiduría, glorifican a Dios delante de los ángeles y delante de los hombres presentando al mundo una familia bien ordenada y disciplinada, una familia que ama y obedece a Dios, en lugar de rebelarse contra él. Cristo no es un extraño en sus hogares; su nombre es un nombre familiar, venerado y glorificado. Los ángeles se deleitan en un hogar donde Dios reina supremo, y donde se enseña a los niños a reverenciar la religión, la Biblia y al Creador. Las familias tales pueden aferrarse a la promesa: “Yo honraré a los que me honran.”25 {HC 291.1}
Como se trae Cristo al hogar—Cuando Cristo está en el corazón, se le trae a la familia. El padre y la madre sienten cuán importante es vivir en obediencia al Espíritu Santo para que los ángeles celestiales, quienes sirven a los que han de heredar la salvación, los atiendan como maestros en el hogar y los eduquen y preparen para la obra de enseñar a sus hijos. Es posible tener en el hogar una pequeña iglesia que honre y glorifique al Redentor.26 {HC 291.2}
Hágase atractiva la religión—Hágase atractiva la vida cristiana. Háblese del país donde han de establecer su hogar los que siguen a Cristo. Mientras hagáis esto, Dios guiará a vuestros hijos a toda la verdad, llenándolos del deseo de hacerse idóneos para las mansiones que Cristo ha ido a preparar para los que le aman.27 {HC 291.3}
Los padres no deben obligar a sus hijos a tener una forma de religión, sino presentarles de una manera atractiva los principios eternos.28 {HC 292.1}
Por su buen ánimo, su cortesía cristiana y su simpatía tierna y compasiva, los padres han de hacer atractiva la religión de Cristo; pero deben ser firmes al exigir respeto y obediencia. Los principios correctos deben quedar establecidos en la mente del niño.29 {HC 292.2}
Necesitamos presentar a los jóvenes un incentivo para hacer el bien. No bastan para ello la plata ni el oro. Revelémosles el amor, la misericordia y la gracia de Cristo, la preciosidad de su Palabra y los goces del vencedor. Mediante tales esfuerzos se hará una obra que durará por toda la eternidad.30 {HC 292.3}
¿Por qué fracasan ciertos padres?—Aunque profesan ser religiosos, ciertos padres no recuerdan a sus hijos el hecho de que debemos servir a Dios y obedecerle, sin que las conveniencias, los placeres o las inclinaciones nos impidan cumplir lo que él requiere de nosotros. “El temor de Jehová es el principio de la sabiduría.” Este hecho debe entretejerse con la vida misma y el carácter. El concepto correcto de Dios por el conocimiento de Cristo, quien murió para que fuésemos salvos, debe inculcarse en la mente.31 {HC 292.4}
Tal vez penséis, padres, que no tenéis tiempo para hacer todo esto, pero debéis tomaros tiempo para hacer vuestra obra en la familia; de lo contrario Satanás suplirá la deficiencia. Eliminad de vuestra vida todo lo que os impida hacer esa obra, y preparad a vuestros hijos de acuerdo con las órdenes divinas. Descuidad cualquier cosa de naturaleza temporal, contentaos con vivir económicamente, reducid vuestros deseos, pero por amor de Cristo no descuidéis vuestra propia preparación religiosa ni la de vuestros hijos.32 {HC 292.5}
Cada miembro de la familia dedicado a Dios—Las instrucciones que Moisés dió acerca de la Pascua rebosan de significado, y se aplican a los padres y a los hijos en esta época del mundo…. {HC 292.6}
El padre debía actuar como sacerdote de la familia, y si él había fallecido, el hijo mayor entre los que vivían debía cumplir el acto solemne de rociar con sangre el dintel de la puerta. Es un símbolo de la obra que debe hacerse en cada familia. Los padres han de reunir a sus hijos en el hogar y presentarles a Cristo como su Pascua. El padre debe dedicar cada miembro de la familia a Dios y hacer una obra representada por la cena pascual. Es peligroso dejar este solemne deber en manos ajenas.33 {HC 293.1}
Resuelvan los padres cristianos que serán leales a Dios, y reunan a sus hijos en derredor suyo en el hogar, para rociar el dintel con sangre que representa a Cristo como el Unico que puede proteger y salvar, para que el ángel destructor pase por alto el amado círculo de la familia. Vea el mundo que obra en el hogar una influencia más que humana. Mantengan los padres una relación vital con Dios, declárense de parte de Cristo y demuestren por la gracia de él cuánto bien puede lograr la actuación paterna.34 {HC 293.2}

Recomendado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *