Category Archives: Himnario

231 – Todo en el altar – Himnario Adventista

231. TODO EN EL ALTAR 1. ¿Anhelaste la paz y crecer en la fe? ¿bendiciones de Cristo obtener? Todo esto tendrás cuando rindas tu ser por completo a Jesús en su altar. Coro ¿Entregaste tu vida entera a Dios? ¿Le

230 – Abre tu corazón – Himnario Adventista

230. ABRE TU CORAZÓN 1. Abre tu corazón, abre tu corazón. Jesús entrará, y él te salvará si abres tu corazón. 2. Abro mi corazón, abro mi corazón. Ven, entra, Jesús; dame gozo y luz, te abro mi corazón.

229 – ¿Has pensado lo que puede costar? – Himnario Adventista

229. ¿HAS PENSADO LO QUE PUEDE COSTAR? 1. Cuando llegue el momento de tu decisión no lo dejes por alto pasar; si lo haces, estás en peligro mortal. ¿Has pensado lo que puede costar? Coro El pecado te hace tu

228 – Me buscareis y me hallareis – Himnario Adventista

228. ME BUSCARÉIS Y ME HALLARÉIS Me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón. Me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo corazón.

227 – Preste oídos el humano – Himnario Adventista

227. PRESTE OÍDOS EL HUMANO 1. Preste oídos el humano a la voz del Salvador, regocíjese el que siente el pecado abrumador. Ya resuena el evangelio de la tierra en la ancha faz y de gracia ofrece al hombre el

226 – Buscad primero – Himnario Adventista

226. BUSCAD PRIMERO 1. Buscad primero el reino de Dios y su perfecta justicia; y lo demás añadido será. Alelu, aleluya. 2. No solo de pan el hombre vivirá, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.

225 – Un hombre llegose de noche a Jesús – Himnario Adventista

225. UN HOMBRE LLEGOSE DE NOCHE A JESÚS 1. Un hombre llegose de noche a Jesús, buscando la senda de vida y luz; mas Cristo le dijo: “Si a Dios quieres ver, tendrás que renacer”. Coro “Tendrás que renacer, tendrás

224 – Oi la voz del buen Jesús – Himnario Adventista

224. OÍ LA VOZ DEL BUEN JESÚS 1. Oí la voz del buen Jesús: “Sígueme, sígueme, sígueme. Te guiaré a eterna luz. Sígueme, sígueme, sígueme. Por ti la Ley toda cumplí, por ti la amarga hiel bebí, por ti la

223 – Oi la voz del Salvador – Himnario Adventista

223. OÍ LA VOZ DEL SALVADOR 1. Oí la voz del Salvador decir con tierno amor: “¡Oh, ven a mí, descansarás, cargado pecador!” Tal como estaba, a mi Jesús, cansado acudí, y luego dulce alivio y paz por fe de

222 – Del trono celestial – Himnario Adventista

222. DEL TRONO CELESTIAL 1. Del trono celestial al mundo descendí, sed y hambre padecí cual mísero mortal. Y todo fue por ti, por ti. ¿Qué has hecho tú por mí? Y todo fue por ti, por ti. ¿Qué has

221 – Puertas abiertas encontraran – Himnario Adventista

221. PUERTAS ABIERTAS ENCONTRARÁN 1. Puertas abiertas encontrarán, unos sí, otros no; de alguien las glorias sin fin serán. ¿Y tú? ¿y yo? ¿Y tú? ¿y yo? Calles de oro, mar de cristal, pleno reposo, perfecto amor. Unos tendrán celestial

220 – Allá la puerta abierta esta – Himnario Adventista

220. ALLÁ LA PUERTA ABIERTA ESTÁ 1. Allá la puerta abierta está, su luz es refulgente. La cruz se mira más allá, señal de amor ferviente. Coro ¡Oh, cuánto me ama Dios a mí! La puerta abierta está por mí,

219 – Tan triste y tan lejos de Dios – Himnario Adventista

219. TAN TRISTE Y TAN LEJOS DE DIOS 1. Tan triste y tan lejos de Dios me sentí y sin el perdón de Jesús. Mas cuando su voz amorosa oí que dijo: “Oh, ven a la luz”. Coro Yo todo

218 – A Jesucristo ven sin tardar – Himnario Adventista

218. A JESUCRISTO VEN SIN TARDAR 1. A Jesucristo ven sin tardar, que entre nosotros hoy él está; y te convida con dulce afán, tierno diciendo: “Ven”. Coro ¡Oh, cuán grata nuestra reunión, cuando allá, Señor, en tu mansión, contigo

217 – Bienvenida da Jesús – Himnario Adventista

217. BIENVENIDA DA JESÚS 1. Bienvenida da Jesús en los brazos de su amor al que en busca de la luz vague ciego y con temor. Coro Volveremos a cantar: “Él recibe al pecador”. Claro hacedlo resonar: “Él recibe al

216 – Dios al prodigo llama – Himnario Adventista

216. DIOS AL PRÓDIGO LLAMA 1. Dios al pródigo llama que venga sin tardar. Oye pues su voz que hoy te llama a ti. Aunque lejos vagabas del paternal hogar, amoroso llámate aún. Coro Llámate hoy a ti, cansado pródigo,