Dialogo Bíblico – Viernes 13 de marzo 2015 – Para memorizar – Escuela Sabática

Viernes 13 de marzo
PARA ESTUDIAR Y MEDITAR: “Las leyes de Dios se fundamentan en una inmutable rectitud, y han sido conformadas para promover la felicidad de los que la obedecen […] La religión conduce al hombre a una relación personal con Dios, pero no exclusivamente con él; porque los principios del cielo han de vivirse de manera que puedan ayudar y bendecir a la humanidad” (HHD 269).
“El grave descuido de la educación de los niños para Dios ha perpetuado el mal y arrojado a las filas del enemigo a muchos que, con un cuidado juicioso, hubieran podido ser colaboradores de Cristo. Las falsas ideas y un afecto insensato y desviado han alimentado rasgos que han hecho a los niños desagradables e infelices, han agriado las vidas de los padres y han extendido su influencia malsana de generación en generación. Cualquier niño a quien se le permita obrar a su propio gusto deshonrará a Dios y les causará agravio a su padre y a su madre. […] Por medio del descuido de su deber y el consentimiento de los niños en lo malo, los padres les están cerrando las puertas de la ciudad de Dios” (TI 5:305).
PREGUNTAS PARA DIALOGAR:
1. El autor ruso León Tolstoi, aunque fue criado en un hogar cristiano, abandonó su fe durante muchos años. Cuando fue mayor, enfrentó una crisis: ¿qué significa la vida, especialmente una vida que ciertamente terminará con la muerte? Aunque buscó respuestas en todas las áreas del conocimiento, no encontró nada allí. Finalmente, se dio cuenta de que la única respuesta lógica al tema de la vida y su significado tenía que encontrarse en la fe, en algo que iba más allá de la lógica misma. Es decir, su lógica le dijo que avanzara más allá de la lógica, hacia el mundo de la fe, a fin de obtener respuestas acerca del sentido de la vida. ¿Por qué, entonces, la fe en Jesús es realmente la elección más lógica que podemos hacer con respecto al significado y al propósito de la vida?
2. ¿Cómo entiendes lo que significa amar la verdad? ¿Cómo amamos la verdad? Amar la verdad, por supuesto, significaría que tenemos que conocerla primero. ¿Cómo llegamos a un conocimiento de la verdad? ¿Y cómo podemos estar seguros de que no permitiremos que nada se interponga en el camino de nuestra confianza amante, por sobre todo lo demás?

Dialogo Bíblico DialogoBíblico-Viernes13demarzo2015ParamemorizarEscuelaSabática

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *