Jueves 12 de marzo 2015 – Devoción Matutina para Menores 2015 – Limpiador eficaz de heridas

Jueves 12 de marzo 2015 | Devoción Matutina para Menores 2015 | Limpiador eficaz de heridas

Experimenta: ¿Conoces a alguien con heridas que necesitan limpieza? ¿Será uno de tus amigos o alguien de tu familia? ¿Tal vez tú? Pídele a Jesús que haga un milagro y elimine cualquier sentimiento que conduzca a la muerte, con el poder limpiador y sanador de su sangre.

Mientras buscaba un método eficaz para limpiar heridas, encontré un artículo sobre una de las técnicas más antiguas. Esperaba encontrar el nombre de alguna sustancia que se pudiera comprar en la farmacia, pero el artículo médico exponía a los gusanos como el medio más eficaz y económico. Durante la Primera Guerra Mundial, algunos soldados heridos lograron sobrevivir gracias a la acción limpiadora de ciertos gusanos. Eso llamó la atención de algunos investigadores como el médico W. S. Baer, que en 1931 usó larvas de insectos exitosamente para desinfectar un hueso. A este tratamiento se lo llama “terapia larval”. Al parecer, el platillo favorito de dichas larvas es el tejido podrido, infectado y aun muerto, servido sobre una atractiva herida.
Para limpiar las heridas externas puedes usar agua, medicina o hasta gusanos. Sin embargo, ¿qué puede limpiar las heridas del alma, que han causado los ataques del enemigo de Dios y dejan tejidos llenos de resentimiento, dolor, frustración y tristeza? Si alguien descubriera una especie de gusanos que pudieran limpiar el alma, te aseguro que ganaría mucho dinero, muchas personas buscan ayuda para eliminar de su corazón todo aquello que les duele.
Ciertamente no hay gusanos o medicamentos en la farmacia que puedan quitar lo podrido, infectado y muerto de nuestras emociones. Pero la sangre de Jesús sí puede limpiar eso y mucho más.

“Cristo ha entrado en el santuario […] una sola vez y para siempre, y ha obtenido para nosotros la liberación eterna” (Hebreos 9:12).

DEVOCIÓN MATUTINA PARA MENORES 2015
CIENCIA DIVERTIDA
Para cada día
Por: Yaqueline Tello Ayala
Lecturas devocionales para niños 2015

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *