Lección 11 – Jueves 12 de marzo 2015 – Amar la verdad – Escuela Sabática

Jueves 12 de marzo
AMAR LA VERDAD
De todas las cosas que podríamos enseñar a nuestros hijos, a nuestros estudiantes o a cualquiera que está listo para aprender de nosotros, tal vez la lección más importante podemos encontrarla aquí, cuando Pablo, que escribe a los perdidos, dice que “no recibieron el amor de la verdad” (2 Tes. 2:10). Por supuesto, como Jesús es la Verdad, enseñar a otros a amar la verdad es enseñarles a amar a Jesús, ¿y qué otra cosa resulta más importante?
“Cualquier ramo de investigación que emprendamos con el sincero propósito de llegar a la verdad, nos pone en contacto con la Inteligencia poderosa e invisible que obra en todas las cosas y por medio de ellas. La mente del hombre se pone en comunión con la mente de Dios; lo finito, con lo infinito. El efecto que tiene esta comunión sobre el cuerpo, la mente y el alma sobrepuja toda estimación” (Ed 14).
Lee Proverbios 29:15 (ver también Prov. 29:19). ¿Qué principio importante ves aquí, no solo en la educación sino en la vida, en general?
Aunque nuestro ejemplo es importante –especialmente frente a aquellos que no podemos reprender o castigar−, en algunos casos hace falta más que eso. Esto es especialmente cierto con nuestros hijos. A veces, los niños necesitan ser castigados a fin de corregirlos.
Nuestras naturalezas son caídas y corruptas, y esto incluye aun a esos seres pequeños y cariñosos a quienes amamos, nuestros hijos. No les hacemos ningún favor a nuestros hijos o a nosotros mismos si les dejamos hacer lo que quieran. Los hijos, en realidad, no solo necesitan disciplina: la desean. Necesitan saber que existen límites, y que ellos necesitan mantenerse dentro de ellos. Una madre que cree que tiene que respetar la libertad de su hijo y le deja hacer lo que quiera sin decirle nunca “No”, en última instancia acarreará “vergüenza” para ella (Prov. 29:15); y, sin duda, tristeza a los hijos, si no ahora, ciertamente cuando los niños lleguen a ser adultos.
¿Cuáles son algunas de las lecciones que aprendiste como niño que han perdurado hasta que llegaste a la adultez? ¿Cómo te ayudó ese conocimiento para hacer que tu vida sea mejor?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *